BioPen, el increíble bolígrafo que permite “pintar” células vivas en huesos para repararlos

Publicada en Publicada en Salud, Tecnología

La medicina regenerativa ha vivido avances espectaculares en el año que termina. El último, de la mano de investigadores australianos, supone la fabricación del increíble BioPen, que podría ser utilizado para reparar huesos o cartílagos tras un accidente.

biopen

Echando la vista atrás, 2013 ha sido un año espectacular para la medicina regenerativa. Técnicas como la impresión 3D o el uso de las células madre han permitido soñar algún día con la reparación y fabricación de órganos completos.

Para terminar el año, una investigación australiana vuelve a dejarnos boquiabiertos. El trabajo del Research Council Centre of Excellence for Electromaterials Science (ACES) ha logrado construir un bolígrafo, al que han denominado BioPen, con el que se podrían regenerar partes de huesos dañadas.

Aunque no solemos relacionar material de oficina con el cuidado de nuestra salud, lo cierto es que el avance de los ingenieros australianos podría ser aplicado para tratar huesos dañados tras un accidente de tráfico. Su funcionamiento, además, es similar al que usa la impresión 3D biomédica.

Podría ser utilizado en víctimas de accidentes de tráfico

BioPen es capaz de depositar material celular embebido en un biopolímero (que puede ser obtenido de algas), con apariencia gelatinosa, que funciona como ingrediente “protector”. El cirujano puede emplear entonces el BioPen en zonas donde el hueso o cartílago estén dañados, dibujando en la superficie a reparar.

El gel protector está diseñado para sufrir una degradación gradual, ya que a medida que las células madre que contiene se van multiplicando, el material gelatinoso desaparece. De esta manera, los médicos pueden usar el BioPen para aplicar células madre y factores de crecimiento in vivo, y así ayudar a la recuperación médica de personas que hayan podido sufrir un accidente.

La fabricación del BioPen es un ejemplo de la nueva investigación multidisciplinar que revolucionará el futuro de la medicina. Y es que el desarrollo de este increíble bolígrafo ha sido posible gracias al trabajo de científicos expertos en química de polímeros, células madre, nuevos materiales y reconocidos cirujanos.

En palabras de Gordon Wallace, director del ACES, «la combinación de la ciencia e ingeniería de materiales y la fabricación tecnológica de nueva generación está creando oportunidades muy interesantes, que solo pueden ser exitosas con colaboraciones como esta».

El prototipo de este BioPen aún debe ser probado en clínica para demostrar su eficacia. Sin embargo, los primeros estudios demuestran que es una gran herramienta para controlar el material depositado, uno de los aspectos clave a la hora de regenerar el material óseo y cartilaginoso tras un accidente.