Sabes por qué usamos servilletas?

Publicada en Publicada en Sabias que...

servilleta

La costumbre de ubicar  servilletas en la mesa para cada comensal se remonta siglos atrás y era muy común en la sociedad educada mucho antes de que los tenedores se usaran. Estos llegaron a Inglaterra y a Francia en el siglo XVII. Hasta ese entonces, las servilletas se consideraban esenciales para tomar los alimentos y limpiarse las manos al terminar de comer.

Los italianos fueron quienes comenzaron a usar tenedores en el siglo XI, debido a que a la esposa de Dominico Silvio, duque de Venecia, le disgustaba comer con los dedos. Su marido le regaló un tenedor de oro que era una versión pequeña del tenedor que entonces se usaba en las cocinas para trinchar las carnes.

Thomas Coryate, escritor inglés, durante un viaje a Italia en 1611, vio que los habitantes de ese país usaban tenedores y se llevó uno de muestra. “Los italianos no soportan, de ninguna manera, llevarse a la boca la carne tomándola con las manos, ya que ninguno las tiene limpias”, escribió.

En el siglo XVII, el Duque de Montausier introdujo en Francia el tenedor de mesa. Se siguieron usando las servilletas, ya que los banquetes antiguos estaban compuestos de muchos platillos difíciles de comer si no era con las manos. Entonces, asir con las manos un hueso no se consideraba de mala educación.

La servilleta, al igual que el tenedor y el cuchillo, generó sus propias supersticiones. Algunos decían que si una persona era invitada a cenar por sus amigos por primera vez, no debía guardar la servilleta en el servilletero al final del banquete, y doblar la servilleta se interpretaba como símbolo de una amistada punto de culminar.