Tomar el sol puede ayudar a bajar la presión arterial

Publicada en Publicada en Sabias que..., Salud

tomar sol

Científicos de la Universidad de Southampton y Edimburgo, en Reino Unido, aseguran que la exposición de la piel a la luz solar puede ayudar a reducir la presión arterial y, con ello, disminuir el riesgo de sufrir un infarto cardíaco o un accidente cerebrovascular.

El estudio, publicado en la revista ‘Journal of Investigative Dermatology’, ha demostrado que la luz solar puede alterar los niveles de una pequeña molécula mensajera presente en la piel y la sangre, el óxido nítrico (NO), que reduce la presión arterial.

En concreto, han visto que con la exposición solar la presencia abundante de estas moléculas en la piel se transfiere hasta la sangre reduciendo el tono de los vasos sanguíneos, lo que hace que la presión arterial baje.

De este modo, y a pesar de que la limitación de la exposición al sol es importante para prevenir el cáncer de la piel, los autores del estudio sugieren que limitarlo en exceso puede ser perjudicial para quienes presentan enfermedades cardiovasculares.

Este tipo de patologías, que a menudo están asociadas a una presión arterial elevada, representan el 30 por ciento de los fallecimientos que se producen en todo el mundo a nivel mundial. Estudios previos han mostrado que su incidencia, así como los niveles de la presión arterial, pueden variar según la estación y la latitud, con niveles más altos en invierno y en los países más lejos del ecuador, donde la radiación ultravioleta del sol es menor.

Esto llevó a los investigadores a analizar la relación entre la exposición solar y la presión arterial, para lo que expusieron a 24 adultos sanos a rayos ultravioleta (UVA) de lámparas de bronceado, con dos sesiones de 20 minutos cada una.

En la primera sesión, los voluntarios fueron expuestos tanto a rayos UVA como al calor de las lámparas mientras que, en la siguiente, los rayos fueron bloqueados de modo que el paciente sólo recibió el calor de las lámparas.

Los resultados sugieren que la exposición a rayos UVA dilata los vasos sanguíneos, lo que reduce significativamente la presión arterial, y altera los niveles de óxido nítrico en la circulación, sin cambiar los niveles de vitamina D.

“Estos resultados son significativos ya que muestran los posibles beneficios para la salud de la luz solar y el papel de la vitamina D en este proceso”, según ha destacado Martin Feelisch, profesor de Medicina Experimental de la Universidad del Southampton y autor del estudio.

No obstante, y a pesar de que una exposición excesiva al sol puede aumentar el riesgo de otros problemas de salud (como el cáncer de piel), insiste en que el “miedo” a no exponerse nunca al sol puede ser también contraproducente.

Los autores reconocen que se necesitan más estudios para confirmar dicha asociación, y por eso apuntan a nuevas investigaciones que permitan también comprobar si tales beneficios se mantienen a largo plazo y son compatibles con otras estrategias nutricionales para favorecer el almacenamiento de óxido nítrico en la piel.