Es recomendable mínimo 6 horas de sueño

Publicada en Publicada en Sabias que..., Salud

Estudio realizado por la Universidad de California, reveló que el sueño prolongado repercute en la capacidad de estudio de forma favorable.

Muchos doctores recomiendan dormir entre 6 u 8 horas o entre 7 a 9 horas, más muchas veces no cumplimos ni la mínima barrera pues vivimos en una sociedad que vive a un ritmo desenfrenado, llegando incluso a trabajar 10 horas diarias, si a eso se suma el estudio y otras actividades, nos damos cuenta que muchas personas tienen tiempo para dormir desde la media noche hasta las 6 de la mañana.

Las recomendaciones son fáciles de hacer, lo difícil es ejecutarlas. Este problema acarrea más de una complicación tanto en la parte física como en la psicológica, que se ve reflejado en las actividades diarias.

Entre los síntomas más comunes de la falta de sueño destacan: irritabilidad, dolor de cabeza, distracción, mala memoria, melancolía, y otros males de salud, que se originan por dormir poco.

Las pruebas realizadas, por los científicos, corroboró que el sueño prolongado se refleja positivamente en la capacidad de estudio. Además los investigadores afirmaron que la falta de sueño puede asociarse a con problemas en el desempeño de tareas, por ejemplo, un conductor con falta de sueño es muy parecido a uno borracho, y ninguno de los dos es preferible.

Además no dormir cuando el organismo lo requiere perjudica al metabolismo, ello afecta la resistencia a la insulina y diabetes de tipo 2. Por otro lado el no dormir ocasiona un desequilibrio hormonal, el cual aumenta el apetito y disminuye el control de los impulsos, ello origina aumento del peso u obesidad.

Luego de todo ello todavía hay más razones para convencerlos de dormir un poco más. Un estudio realizado en 2013 demostró que un periodo de sueño inestable afecta de forma negativa en la actividad genética.

El experimento realizado ese año comprobó que si se pasa una semana durmiendo menos de 6 horas por noche origina un comportamiento anómalo en 700 genes, entre los cuales destacan los relacionados al control de reacciones inmunes y el estrés.