¿Estoy deprimido o triste?

Publicada en Publicada en Sabias que...

Deprimido

Solemos decir, cuando nos sentimos mal, que estamos tristes por algo, o simplemente deprimidos. Pero ¿se trata de sinónimos? ¿Lo que nos produce tristeza puede derivar en depresión o se trata de dos cosas totalmente diferentes?

¿Cómo distinguir una de la otra? Si me quedo mirando películas en días de lluvia, es “normal”, pero si también lo hago en días de sol, ¿qué pasa? ¿Se puede delimitar una franja? a continuación te comentamos de se trata cada una y unos breves consejos que esperamos sean de ayuda.

Tristes

La tristeza es un sentimiento normal que le puede ocurrir a cualquiera, de hecho, es esperable que suceda en algunos momentos de la vida. ¿Qué circunstancias pueden producirnos tristeza? Aquellas que nos conmueven o producen en nosotros un sentimiento de pérdida, como una separación, un duelo, una mudanza obligada. Puede ser también por una expectativa que no se cumplió, por ejemplo, aprobar un examen, ascender en el trabajo. La mayoría de las veces, son situaciones que se sitúan dentro de un proceso, el cual puede concluirse en un reajuste del pensamiento. Ahora bien, todo el proceso no es doloroso en sí, sino que tiene momentos en que, como ser humanos, nos sentimos tristes, pero no es un sentimiento prolongado. La tristeza es momentánea y necesaria, pues para convertirnos en personas plenas, debemos aprender a sobrellevar los momentos difíciles.

Saber estar triste sin desesperarse no es sencillo, por lo que nuestro especialista nos aconseja:

Observar cómo nos sentimos y por qué.
Intentar recuperarnos de las desilusiones y fracasos.
Mantener una actitud positiva, no caer en la desesperación.
Pensar en soluciones. Pensar en diferentes formas de resolver un problema o manejar una situación lo puede ayudar a sentirse más fuerte, seguro y mejor acerca de usted mismo. ¡Es muy difícil estar triste cuando se siente capaz!
Buscar una oreja y una mano amiga que nos pueda escuchar y ayudar.

Deprimidos

La depresión ya no es un sentimiento, sino que se trata de una enfermedad que se caracteriza porque la persona se encuentra muy angustiada. Uno de los componentes de la depresión, es la tristeza, pero no sólo, pues quien está deprimido siente también ensimismamiento, apatía, autorreproche, e incluso ataques al propio yo. La persona se culpa de una situación, o se siente demasiado pequeña para poder cambiar algo en su vida, por lo que tiñe todo lo que sucede de un color gris y profundo: la sensación de estar frente a un abismo, a un sin salida es frecuente. En estos casos es recomendable consultar con un especialista, pues la persona puede perderse en las redes de angustia y apatía que va construyendo. Si bien hablar con alguien siempre es bueno, en estos casos, se recomienda consultar con un especialista.

Los indicadores más frecuentes de la depresión:

*Estado de ánimo triste, ansioso o “vacío” en forma persistente.

*Sentimientos de desesperanza y pesimismo.

*Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.

* Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.

*Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar “en cámara lenta.”

*Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.

*Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.

* Inquietud, irritabilidad.

*Sentimiento de desesperanza.