Científicos reconocen al animal más rápido del mundo

Publicada en Publicada en Curiosidades

Acaro-Paratarsotomus-macropalpis

¿Si te preguntaran cuál es el animal más rápido del mundo, qué responderías? Probablemente, dirías que el guepardo o el halcón peregrino son los más veloces, sin embargo, ninguno de ellos encabeza la lista.

Así lo determinó este domingo un grupo de científicos, liderados por el físico Samuel Rubin del Colegio Pitzer de California, el cual reconoció al ácaro Paratarsotomus macropalpis como el animal más raudo que existe.

Este ácaro, nativo del sur de California (EEUU) y del tamaño de una semilla de sésamo, es capaz de ejecutar 322 longitudes de cuerpo por segundo, una medida que muestra la rapidez con que se mueve un animal en relación a su tamaño corporal.

El récord anterior lo ostentaba el escarabajo tigre, que alcanza 171 longitudes de cuerpo. Bastante atrás se ubica el guepardo, el cual logra 16 de estas medidas a una velocidad de 96 kilómetros por hora.

En este sentido, el sitio web International Business Times estimó que si los humanos pudiéramos avanzar 322 longitudes de cuerpo en un segundo seríamos capaces de viajar a 2080 kilómetros por hora. A esa velocidad, podríamos dar una vuelta a la Tierra en menos de 20 horas.

“Es tan genial descubrir algo que es más rápido que todo lo demás, y sólo imaginarse, como un humano, ir a esa velocidad comparada con tu longitud de cuerpo es realmente asombroso”, dijo Rubin.

A lo anterior añadió que, fuera de lo sorprendente de la velocidad de estos ácaros, el próximo paso será “ver con mayor profundidad la física de cómo logran estas velocidades”. Esto “podría ayudar a inspirar revolucionarios nuevos diseños para cosas como robot o aparatos biomiméticos”.

El Paratarsotomus macropalpis fue descubierto en 1916, pero muchas de sus características son todavía un enigma, como por ejemplo su hábitat o preferencias alimentarias.

No obstante, con esta nueva investigación se descubrió que la pequeña criatura tiene otra increíble habilidad: es capaz de caminar sobre concreto caliente, que supere los 60°C. Además, hallaron que es muy buena para detenerse y cambiar direcciones.