GWS Auctions Inc subastará jet que perteneció a Elvis Presley

Publicada en Publicada en Actualidad

Durante treinta años, este Lockheed Jetstar Jet ha dormido en una pista de aterrizaje de un pequeño aeropuerto de Roswell, Nuevo México. En los últimos seis o siete años nadie había ido a verlo. Era un pequeño tesoro rodeado de arena, viento y una brizna de misterio. Este avión, es uno de los tres que Elvis Presley utilizó con más frecuencia y el único que estaba en manos privadas.
El propietario de quien se desconoce su nombre, ha permitido que el aparato se mostrara en eventos de aviación. Durante algunos años lo enseñó discretamente, como quien guarda un pequeño tesoro. Recientemente, GWS Auctions Inc. anunció por sorpresa que el avión será subastado este 27 de mayo en un evento en California junto a unas notas manuscritas de The Beach Boys y fotos perdidas de Aaliyah, cantante de R&B fallecida precisamente en un accidente de avión a los 22 años.
Este Lockheed Jetstar Jet fue uno de los 204 aviones fabricados entre 1957 y 1978 por las compañías Jetstar y Lockheed. Era un bimotor concebido para vendérselo a ejecutivos con prisas y dinero. O a estrellas del espectáculo, como Elvis. Ahora, la casa de subastas calcula que el Lockheed Jetstar Jet rojo podría venderse por entre 2 y 3,5 millones de dólares, aunque resulta imposible de prever el desenlace de la puja.
El aparato, adquirido junto a su padre, Vernon Presley, no tiene motores y la cabina no ha sido restaurada. El exterior conserva los colores originales, con un dominante rojo desvaído por el paso del tiempo. El interior, con asientos de terciopelo rojo y alfrombra a juego, fue diseñado por Presley.
Elvis Presley compró al menos dos aviones más populares que el que ahora se subasta. El Lisa Marie, un Convair 880 comprado en abril de 1975 por 250.000 dólares y restaurado y mejorado siguiendo las instrucciones del cantante, y otro bimotor similar al rojo de Roswell, bautizado en su momento como Hound Dog II, con capacidad para 8-10 pasajeros. Ambos aparatos permanecían en el museo de Graceland (Memphis) desde 1984. Fueron subastados en 2015, cuando comenzó una disputa sobre su destino con los nuevos propietarios (OKC Partnership). Sin embargo, en el acuerdo final se decía que los dos aviones seguirán en Graceland permanentemente.